Ir al contenido principal

Cómo reconocer a potenciales agresores y cómo ser inmune a ellos

Lady abre el armario y ve la blusa que le gusta, pero elige otra; ella solía maquillarse, pero dejó de hacerlo. Sus cambios en gustos y preferencias llegaron al sexto mes de convivencia con su pareja de la adolescencia. Sus amigos temen que el control al que se ha sometido, pronto termine en agresión, creen que de eso solo hay un paso. No se equivocan.


A veces la violencia se pinta de amor y es bueno advertirlo a tiempo. Un potencial agresor se va a controlar en la primera etapa del enamoramiento, pero hay rasgos que lo delatan, señala el psicoterapeuta José Baldeón.

1. Su personalidad narcisista. "Busca que todo le complazca, porque si no logra lo que quiere, se frustra y va a agredir. Detrás de toda agresión hay frustración y poca tolerancia". 

2. Es muy irritable. "Tiene tendencia a irritarse de todo y desproporcionadamente, eso tiene que ver con historias de su vida pasada. Por ejemplo, si ha sido maltratado injustamente y tiene rabia contenida, cuando es adulto busca un pretexto para explotar". 

3. Es manipulador y explotador. "Es un experto en voltear el pastel y hacer sentir culpable a su pareja. Siempre exigiendo y pidiendo más, pero entrega poco o nada". 


También existen algunas actitudes que a primera vista no se interpretan como violentas, pero que sí tienen un impacto emocional. "Van a aislar a la pareja de su entorno social, es decir, de su familia y amigos cercanos", explica la psicóloga de la Clínica Internacional Liliana Tuñoque.

Frases como: "mejor quédate conmigo, no salgas, prefieres a tus amigos a estar conmigo, a qué hora vas a llegar, tienes que regresar temprano, estás gorda, como vas a salir vestida así, pareces payaso con ese maquillaje", son comentarios que puedan coaccionar a la víctima, hacerla dudar de sí misma, dañar su autoestima.

"Un potencial agresor ataca a una mujer emocionalmente inestable, con carencia afectiva, proveniente de un hogar disfuncional, habida de recibir cariño pese a los maltratos. Una relación patológica es de a dos", señala la especialista. 

La víctima siempre tiene una vulnerabilidad. "Una persona en la medida que se valore y respete a sí misma, va a invitar que el otro la respete y valore. Debe aprender a rescatar su dignidad y sanar su autoestima"

Hay que aprender a reconocer las señales de alerta. "Una persona enamorada tiene que hacerlo no solo con el corazón sino también con la cabeza, debe ser un amor inteligente", concluye.

Entradas populares de este blog

¿Si tengo Deja vú, estoy teniendo problemas mentales?

“Eso ya lo viví” o “ya estuve aquí antes”, es una de las frases que escuchamos cuando sentimos estar en una situación que ya has vivido, aunque estés en un sitio nuevo y con gente nueva. Esta sensación que quizás te es conocida, es Deja vú. Pero, ante esta sensación muchos se han sentido extraños y hasta han pensado que tienen problemas mentales, ¿será cierto? Ante esta situación, la Dra. Liliana Tuñoque, psicoterapeuta y psicóloga de Clínica Internacional nos explica todo lo relacionado al Deja vú. ¡Atenta y toma nota! El Deja Vu es una condición mental donde se tiene la sensación de que una situación determinada ya lo hemos vivido con anterioridad, aunque en realidad sea una situación totalmente nueva para nosotros. Siga el enlace al artículo completo dando CLICK AQUI

¿Cuándo empiezan los niños a desarrollar la curiosidad por su cuerpo?

  Desde muy pequeños, a los niños les interesa aprender cosas sobre sus propios cuerpos. Perciben las diferencias existentes entre niños y niñas y sienten una curiosidad natural al respecto. Los niños de uno a dos años se tocan los genitales a menudo cuando están desnudos, como cuando los bañan o les cambian los pañales. En esta etapa del desarrollo, todavía no han desarrollado el pudor. Este tipo de comportamiento no debe considerarse una actividad sexual propia de los adultos sino una muestra de la curiosidad natural y completamente normal propia de los niños. Por lo tanto, tal y como afirma la Academia Americana de Pediatría (AAP), este tipo de comportamiento no merece reprimendas ni castigos. Entonces, ¿qué debería hacer cuando su hijo pequeño empieza a tocarse los genitales? Cada familia enfoca este tema de una forma diferente, en función de sus valores, lo cómodos que se sienten tratando este tipo de cuestiones y su estilo. Pero deberá tener en cuenta que la forma en que us