Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

¿Cómo manejar los celos entre hermanos?

A veces, la llegada de un nuevo hijo causa problemas. Es normal que el ahora hermano mayor se sienta desplazado, por lo que se pueden generar cambios en su comportamiento.

El hijo único suele gozar de la atención exclusiva de los padres. Sin embargo, cuando papá y mamá deciden tener otro hijo, las cosas pueden complicarse para el hasta entonces engreído.
“Es una situación común en los niños, sobre todo si tienen menos de cinco años”, dice Liliana Tuñoque, psicóloga de la Clínica Internacional. “Es normal que el primer hijo sienta celos con respecto al nuevo hermanito. Al ver que la mamá le dedica más atención, se puede llegar a sentir desplazado, menos querido”, agrega la especialista.
Esto genera cambios en el comportamiento del niño. Por ejemplo, puede empezar a orinarse en la cama o ser agresivo con el nuevo hermano. No hay que castigarlo pues se debe entender que el niño se siente amenazado. Al contrario, hay que darle tiempo, cariño y seguridad.
“Se le puede asignar una responsabilidad, como ayudar a la mamá en el cuidado del bebé. Eso refuerza su autoestima, hace que se sienta importante. Otra estrategia consiste en decirle al niño que el nuevo hermano le traerá un regalo cuando nazca”, apunta Tuñoque. Para tomar en cuenta.

Publicado en Perú 21. Domingo 26 de agosto del 2012

Unidos contra el alcohol

 Los padres deben predicar con el ejemplo. (Internet)
Que los adolescentes consuman bebidas alcohólicas no solo es culpa de los ‘amigos’ o las malas influencias, sino también de la familia. Son, pues, los seres queridos los encargados de poner reglas claras al respecto. “Los padres deben hablar con los hijos y convencerlos de que beber alcohol es nocivo”, asegura Liliana Tuñoque, psicóloga de la Clínica Internacional.
“Hay que explicar con argumentos, no basta con decir ‘no tomas porque no quiero’. Existen estudios clínicos que demuestran el impacto del alcohol en el organismo, así que los padres tienen cómo sustentar una postura”, agrega la especialista.
Asimismo, los padres deberían predicar con el ejemplo pues de nada sirve que hablen sobre lo malo del alcohol si es que ellos mismos se emborrachan todos los fines de semana. “Incluso hay papás que motivan a sus hijos para que tomen. También hay hogares que tienen un bar surtido de licor, lo cual resulta contraproducente”, anota Tuñoque. Queda claro, entonces, que los valores y los consejos provistos por los padres resultan fundamentales para que los hijos digan “no” cuando alguien les acerque un vaso de alcohol. No hay que olvidarlo.
Publicado en Perú 21. Domingo 05 de agosto del 2012
http://peru21.pe/2012/08/05/vida21/unidos-contra-alcohol-2036194
 

Usted ocupa el número