Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

Aprovechando las vacaciones

Muchos niños ven las vacaciones útiles como una condena. Sepa por qué es importante hacerles entender que deben invertir bien su tiempo.
No olvide que el niño está de vacaciones. Evite saturarlos todo el día con actividades exigentes.

Los niños deben saber que las vacaciones son tiempo de descanso y esparcimiento, pero también una época para hacer cosas productivas. Es decir, no todo es Internet ni videojuegos. La pregunta es: ¿cómo persuadirlos para que acepten esto de la mejor manera? “La idea es coordinar con ellos, no ser autoritario”, explica Liliana Tuñoque, psicóloga infantil de la Clínica Internacional.

Lo aconsejable es preguntarles qué les gustaría hacer en verano. Sin embargo, muchos niños, simplemente, no tienen idea. “Aquí es importante la asesoría de los padres. Deben conocer la personalidad de sus hijos, sus gustos e intereses, para así ofrecerles alternativas”, afirma la especialista. En vista de que la mayor parte del año están sometidos a una carga académica, una opción saludable sería enfocarse en la práctica de actividades que los alejen del sedentarismo y les despierten el hambre por aprender.

“También es importante cambiar de ambiente. Muchos colegios ofrecen talleres de vacaciones útiles, pero eso hace que el niño se sature. ¡Todo el año en el mismo sitio! Lo mejor es estar en nuevo lugar, con gente distinta. Eso ayudará a que se motive y desarrolle su personalidad”, cuenta Tuñoque. 

El 'muchacho malo'

Suelen ser rudos, confiados y arrogantes, rasgos que ellas valoran como “masculinos”.
Se dice que mientras más cretino es un hombre, conquista a más mujeres y más hijos dispersa por el mundo. Ellas suelen sentirse sexualmente atraídas por los chicos rudos, confiados y algo arrogantes. Es decir, por los “chicos malos”, esos que al final, por lo general, traen más penas que momentos felices.

Pero ¿qué explicación tiene este comportamiento? Liliana Tuñoque, psicoterapeuta de la Clínica Internacional, sostiene que son muchos casos en que una mujer se enamora perdidamente de un hombre muy guapo, pero es infiel, manolarga o mantenido.

Esta situación tiene relación con la historia individual de cada mujer -señala-, pues influye de manera inconsciente la figura del padre que ellas han tenido en casa.

“Las chicas buscan una pareja que se asemeje al padre o que sean todo lo contrario”, precisa. Advierte que estas mujeres, que tienen una baja autoestima, buscan a ese estereotipo de hombre, pues en el fondo no se aman y pretenden compensar esa carencia de amor propio al tener a su lado, como pareja, a alguien que sea menos que ellas.

Por ello, la experta aconseja a los padres inculcar valores en sus hijas desde niñas, no solo para saber elegir a un hombre, sino para también tomar decisiones importantes en la vida. 
 
 

Usted ocupa el número