Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

¿La depresión en fiestas?

 La depresión en fiestas
Existen varias razones por las que la Navidad y Año nuevo son una época poco deseada para algunos, además de temida y evitada.

La depresión en la Navidad y el año nuevo, ocurre por no saber como expresar afecto, lo que conlleva a querer demostrarlo haciendo gastos innecesarios que en muchas ocasiones traen más problemas, sobre todo problemas económicos, o bien porque las personas se crean altas expectativas en lo que se les va a regalar y al no cumplirse se sienten tristes y decepcionadas.

En algunos casos puede ser porque las personas tuvieron en su infancia malas experiencias antes y/o durante las fiestas, asi que se encuentran predispuestos a pasarla mal.

Otra razón es que los recuerdos de navidades y años nuevos anteriores se apoderan de nuestra mente, recuerdos que fueron muy dolorosos para nosotros: una enfermedad, el rompimiento de relaciones amorosas o amistosas, la lejanía de un ser querido, cambios de localidad, pérdida de trabajo, etc.
El hecho de revivir esos recuerdos hace que volvamos a experimentar las mismas emociones que sufrimos en su momento, provocando que en algunos casos sobrevengan las depresiones.

Para otros quizás son fechas que nostálgicamente los remontan a otras pasadas en las que no tenían grandes problemas y en cambio ahora se sienten tan abrumados y decepcionados.

La gente que se deprime en la temporada navideña y que coincide con el fin de año, se pone a evaluar los logros y fracasos del año fijándose sólamente en aquello que no pudieron lograr.

Se cree también que otro factor que contribuye a la depresión decembrina es un desorden estacional conocido como SAD (Desorden Afectivo de Temporada), éste lo sufren algunas personas cuando experimentan una reducción en la exposición a la luz del día, asi que los días cortos de invierno contribuyen a que la persona se sienta desanimada.

¿¿Qué hago si mi hijo adolescente llega ebrio a casa?

 ¿Qué hago si mi hijo adolescente llega ebrio a casa?
Hoy en Confidencias recibimos la visita de la Dra. Liliana Tuñoque psicoterapeuta,  especialista en adolescencia, quien nos dijo lo siguiente; Ser adolescente es una etapa difícil llena de cambios que tienen por objetivo buscar una identidad propia. En ese sentido, tener un hijo adolescente en casa no es fácil pero es una tarea con la cual deben lidiar muchos padres. Salidas nocturnas, campamentos, fiestas con el grupo, conciertos entre otros son cada vez más frecuentes en los chicos y en muchos de estos lugares la ingesta de alcohol puede darse. Las últimas estadísticas informan que cada vez es más frecuente el consumo de alcohol en nuestros adolescentes. ¿Qué está sucediendo?, ¿Problemas familiares, familias disfuncionales, influencia del grupo? ¿Qué puedo hacer si mi hijo llega ebrio a casa? Primero actuar con mucha calma y prudencia. No es recomendable llamarle la atención en ese momento porque esto podría generar reacciones inesperadas en los chicos: impulsividad y agresividad lo que origina mayor tensión familiar.

Lo más recomendable es poder hablar con nuestros hijos una vez que la borrachera ha pasado; el dialogo y la comunicación es fundamental. Explicarle los riesgos que el tomar a temprana edad implica también es importante. En ese sentido se recomienda observar la conducta de nuestros hijos, ver la frecuencia con la que toma y el contexto en la cual esa conducta se da; es muy importante conocer el entorno inmediato de nuestros hijos; quiénes son sus amigos más cercanos y que lugares frecuenta.

¿Qué hacer cuando los hijos se enamoran?

 (Internet)
Los hijos crecen. Llega un momento en el que las hormonas hacen su trabajo y los hijos empiezan fijarse en el sexo opuesto. ¿Qué deben hacer los padres cuando descubren que sus hijos inician una relación amorosa? “No hay que alarmarse”, sugiere Liliana Tuñoque, psicóloga de la Clínica Internacional. “Lo que se debe hacer es buscar el diálogo abierto y natural. Los hijos deben sentir que confiamos en ellos y que ellos confían en nosotros”, agrega.

Pero que haya diálogo y comprensión no significa que el hijo tenga carta libre. De hecho, es necesario que los padres establezcan límites claros en cuanto al comportamiento de los jóvenes enamorados.

“Se debe hablar sobre la responsabilidad. Es común que los hijos cambien y empiecen a pasar más tiempo fuera de la casa, que lleguen tarde y descuiden sus obligaciones familiares, todo por vivir en función de su relación. Por ello, los papás deben definir horarios y reglas”, explica Tuñoque.

La especialista también cree apropiado que los padres conozcan bien a la pareja de su hijo. Asimismo, sería bueno que ellos conozcan el otro lado del amor: la educación sexual y la posible ruptura de la relación.

“Hay que prepararlos. Hay que hablarles sobre las enfermedades de transmisión sexual, sobre los métodos de protección, incluso sobre lo negativo que es idealizar demasiado a una persona y dejar todo por ella. Ocurre que muchos chicos, cuando terminan una relación, quedan devastados. Por ello, no brindarles herramientas es un gran error”, afirma Tuñoque.

Si eres de pensamiento rápido, eres gran colaborador

 
¿Tiendes a actuar sin pensar demasiado o bien reflexionas con calma tus opciones antes de elegir? Según explica un estudio que se publica en Nature, las personas que emplean más tiempo decidirse suelen escoger alternativas más egoístas, mientras que los actos impulsivos tienden a ser cooperativos.

Los participantes en el experimento, que se realizó a través de una plataforma on line, recibían 40 céntimos y tenían que decidir cuánto aportar en una especie de fondo común. Al final del ejercicio, se doblaría la cantidad del bote y esta se repartiría entre los cuatro `donantes´. De esta forma, si todos contribuyesen con sus 40 céntimos, al final cada jugador tendría 80 céntimos. Este es el primer pensamiento. Pero, si se hacen cuentas, se encuentran alternativas más lucrativas. Por ejemplo, si un jugador no donase nada, pero los otros tres lo donasen todo, al final del experimento cada jugador recibiría 60 céntimos, que unidos a los 40 del principio, haría un total de un dólar para el participante que decidió no aportar nada.

¿Cuáles fueron las decisiones de la gente? Después de repetir la prueba con varios grupos, los investigadores, de las Universidades de Harvard y Yale (EEUU), descubrieron que las personas que elegían más rápido donaban una media de 27 céntimos, mientras que los más reflexivos donaban solo 21 céntimos de media. En otro experimento en el que la mitad de los participantes tenían mucho tiempo para pensar, mientras que el resto disponía tan solo de diez minutos para elegir, los resultados revelaron que estos últimos tomaban las decisiones más cooperativas.

Los científicos concluyen que las personas cooperan más cuando piensan deprisa, es decir, cuando toman la decisión más intuitiva. "Si se paran a reflexionar, se dan cuenta de que existen otras situaciones más egoístas de las que sacar beneficio", explica David Rand, uno de los autores. "Sin embargo, el primer impulso que surge automáticamente es más cooperativo".
Referencia Muy interesante

La obsesión por la figura esbelta se puede heredar

 Princesa Letizia anoréxica
En la cultura occidental, la delgadez se muestra a menudo como un ideal de belleza, y esta idealización, llevada al extremo, puede causar trastornos importantes como la anorexia y la bulimia. Ahora, un estudio publicado en la revista International Journal of Eating Disorders, revela que la genética determina que algunas mujeres sean más susceptibles que otras a la presión social por estar delgadas.

"Todos estamos bombardeados diariamente con mensajes que exaltan las virtudes de ser delgada, pero curiosamente sólo algunas mujeres desarrollan lo que denominamos interiorización del ideal de delgadez", dijo Jessica Suisman, autor principal del estudio e investigador en la Universidad Estatal de Michigan. "Esto sugiere que los factores genéticos pueden hacer que algunas mujeres sean más susceptibles que otras a la presión externa".
Para comprobarlo, los investigadores realizaron el estudio con 300 gemelas de entre 12 y 22 años y evaluaron, a través de cuestionarios, cuánto se querían parecer a distintos personajes de las películas, revistas y televisión. Después, compararon los resultados obtenidos entre parejas de gemelas con información genética idéntica y aquellas que compartían solo el 50 por ciento de sus genes. Los resultados mostraron que las gemelas idénticas tenían niveles mucho más parecidos de `idealización de la delgadez´ que el resto. Un análisis posterior indicó que el factor hereditario en la idealización de la delgadez es del 43 por ciento, lo que significa que casi la mitad de las diferencias entre mujeres en este aspecto se debe a causas genéticas.

Por otro lado, el estudio muestra también la importancia del ambiente en el que una mujer se desenvuelve: factores como el círculo de amistades, la práctica de deportes y los mensajes recibidos a través de los medios de comunicación también son relevantes. "A la hora de estudiar la obsesión por la delgadez hay que tener en cuenta tanto los factores ambientales como los genéticos", han concluido los científicos.
Referencia: Muy Interesante

La atracción es de color rosa...!

 
Un estudio británico sugiere que las mujeres prefieren a hombres con un tono de piel de color rosa intenso y brillante, propio de un macho-alfa fuerte, que goza de buena salud y, por lo tanto, augura una buena descendencia. Por el contrario, una persona con el rostro demasiado enrojecido puede ser percibida como agresiva por las féminas.

Para demostrarlo, los investigadores, coordinados por David Perrett, del Laboratorio de Percepción de la Universidad St Andrews (Reino Unido), manipularon una serie de fotos de hombres haciendo que el tono de su piel enrojeciera progresivamente. Las imágenes fueron valoradas por un grupo de voluntarias que valoraban su nivel de atractivo. Los rostros de color rosado y brillante obtuvieron las puntuaciones más altas.

“Este rasgo lo compartimos con otras especies; por ejemplo, los picos de color amarillo brillante y las plumas de muchas aves pueden considerarse señales del alto nivel de salud del que goza un macho”, aclara Perrett, que añade que las hembras de estas especies prefieren como pareja a los machos con colores más intensos y brillantes. “Esta es la primera vez que demostramos que a los seres humanos nos sucede lo mismo”, matiza el investigador, que ha dado a conocer sus conclusiones en la revista Evolutionary Psychology.
 Referencia: Muy Interesante

Los vídeo juegos alteran el cerebro para bien..:!

 
Hace ya años que los videojuegos se han quitado el estigma de servir, únicamente, para divertirnos. Varios estudios han demostrado que no solo mejoran nuestra destreza con los dedos o hacen volar nuestra imaginación, sino que pueden llegar modular nuestro cerebro ayudándole a aprender mejor. Una reciente investigación española realizada con el videojuego El Profesor Layton ha señalado que hasta puede llegar a modificar su morfología y aumentar el volumen de materia gris cerebral.

Hace unos meses un experimento llevado a cabo en la Universidad Estatal de Michigan, Estados Unidos, con 500 niños de doce años, certificó que quienes jugaban con videojuegos eran más creativos a la hora de escribir y dibujar. Otros estudios han certificado la mejora en el desarrollo de ciertas habilidades, como el pilotaje de aviones o la conducción de coches. Dos investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid y de la Universidad Complutense de Madrid han ido un paso más allá y han analizado cómo influyen los videojuegos en la plasticidad del cerebro.

Para elaborar la investigación Roberto Colom, catedrático de psicología de la UAM y Mª Ángeles Quiroga, profesora de psicología de la UCM utilizaron un famoso juego de rompecabezas y acertijos, El Profesor Layton, para observar cómo cambiaba el cerebro de un grupo de voluntarios. En primer lugar se seleccionaron los sujetos: personas habituados al uso de la Nintendo DS pero que nunca hubieran jugado con ese videojuego específico. Posteriormente se evaluó la capacidad verbal, espacial y de razonamiento de los jugadores. Y finalmente se llevó a cabo el experimento propiamente dicho. Los voluntarios debían jugar a videojuego durante un mes un máximo de 16 horas en un control de laboratorio. En ese tiempo debían resolver acertijos, rompecabezas, jeroglíficos, problemas, etcétera, utilizando su inteligencia. Pasado este periodo se analizó qué cambios se habían producido en el cerebro gracias a resonancias magnéticas.

Aumento del volumen de materia gris
Tras el mes de juego, los científicos pudieron observar un cambio en el volumen de materia gris de los voluntarios, además de una mejora en la integridad de la sustancia blanca, lo que facilita la coordinación de distintas regiones cerebrales. También pudieron observar que pasado este mes, se había incrementado la conectividad en reposo de la red de neuronas lo cual preparaba al individuo para una futura actividad intelectual.

En otras palabras, como si de un gimnasio se tratara, tras un entrenamiento de 16 horas a lo largo de un mes jugando con El Profesor Layton, el cerebro de los voluntarios había cambiado, se había fortalecido. Como explica el propio Roberto Colom, "a nivel de inteligencia los factores internos son muy importantes, pero los externos pueden contribuir de manera muy positiva. Los videojuegos pueden potenciar el proceso de aprendizaje", concluye.

De hecho, según apunta la investigación llevada a cabo, tras la prueba los voluntarios habían mejorado tanto la comprensión verbal como la orientación topográfica, la planificación, el razonamiento, la percepción visual y el procesamiento visual y espacial.

El estudio de Colom y Quiroga confirma la plasticidad del cerebro, la capacidad de modulación por agentes externos y la importancia del aprendizaje y el "entrenamiento cerebral". Pero no solo eso, sino que corroboran los beneficios que producen los juegos de lógica e inteligencia, como El Profesor Layton, en el cerebro, tanto a nivel cognitivo como de fisionomía.
  Referencia: Muy Interesante

Dime qué regalas y te diré quien eres...!

 
Los científicos han estudiado la psicología que hay detrás de la costumbre navideña de regalar. Y han descubierto, entre otras cosas, que los individuos narcisistas compran grandes regalos, tanto para los demás como para sí mismos, con el fin de destacar entre la multitud y hacer sentir a los demás que "son únicos". De ahí que sean más propensos a adquirir y osbsequiar a sus familiares y amigos con productos de ediciones limitadas, tal y como explica Aiden Gregg, de la Universidad Southampton (Reino Unido), coautor de un reciente estudio al respecto. “Es como si, al regalar, los narcisistas intentaran que los que le rodean fueran tan especiales como se consideran ellos”, sugieren Gregg y sus colegas.

Por otro lado, una reciente investigación estadounidense publicada en Journal of Consumer Research revelaba que, cuando se trata de regalar, más no significa mejor. En concreto, si en un paquete agregamos un obsequio barato a uno más caro –algo que suelen preferir quienes regalan si tiene poder adquisitivo- se reduce el efecto positivo del segundo en quien lo recibe. En otras palabras, los destinatarios de un presente apreciarán más un regalo más caro si es el único que reciben. Es lo que se denomina “paradoja del obsequiante”.
 Referencia: Muy Interesante 
 

Usted ocupa el número