Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

El 'muchacho malo'

Suelen ser rudos, confiados y arrogantes, rasgos que ellas valoran como “masculinos”.
Imagen
Por: Katty Gines
Se dice que mientras más cretino es un hombre, conquista a más mujeres y más hijos dispersa por el mundo. Ellas suelen sentirse sexualmente atraídas por los chicos rudos, confiados y algo arrogantes. Es decir, por los “chicos malos”, esos que al final, por lo general, traen más penas que momentos felices.
Pero ¿qué explicación tiene este comportamiento? Liliana Tuñoque, psicoterapeuta de la Clínica Internacional, sostiene que son muchos casos en que una mujer se enamora perdidamente de un hombre muy guapo, pero es infiel, manolarga o mantenido.
Esta situación tiene relación con la historia individual de cada mujer -señala-, pues influye de manera inconsciente la figura del padre que ellas han tenido en casa.
“Las chicas buscan una pareja que se asemeje al padre o que sean todo lo contrario”, precisa. Advierte que estas mujeres, que tienen una baja autoestima, buscan a ese estereotipo de hombre, pues en el fondo no se aman y pretenden compensar esa carencia de amor propio al tener a su lado, como pareja, a alguien que sea menos que ellas.
Por ello, la experta aconseja a los padres inculcar valores en sus hijas desde niñas, no solo para saber elegir a un hombre, sino para también tomar decisiones importantes en la vida

¿Ellos las prefieren brutas?

Algunos hombres buscan mujeres sin inteligencia ni iniciativa, para lograr sus objetivos.
Imagen
¿Ellos las prefieren tontas? Muchos sí, pues a estos hombres les encanta dominar la situación y buscan que la persona que está a su lado no interfiera en sus decisiones.
Liliana Tuñoque, psicoterapeuta de la Clínica Internacional, sostiene que hay hombres que siempre quieren salirse con la suya y, para evitar que les den la contra, escogen como pareja a mujeres sin iniciativa y que acepten todo lo que ellos quieran.
Sin embargo, existen chicas que se hacen pasar por “tontas”, pero resultan ser más inteligentes que ellos y, al final, logran lo que quieren.
“Ellas, bajo esta apariencia, andan en busca de un objetivo, una meta y un interés propio, y que muchas veces les da muy buenos resultados porque logran su cometido”, explica Tuñoque.
La especialista recomienda ser uno mismo en la pareja, pues ambos deben actuar de manera natural y transparente. “Amarse y respetarse uno al otro con sus defectos y virtudes para evitar que la relación termine mal”, sugiere. 

Con tu familia o con la mía

Si la pareja tiene niños, lo mejor es que todos pasen esta fecha en su propio hogar.
Imagen
Una de las discusiones más comunes entre las parejas se genera al decidir con cuál de las familias se irá a celebrar la Navidad. Para evitar conflictos, lo mejor es conversar con la pareja y elegir de manera democrática el lugar ideal.
La psicóloga de la “Clínica Internacional”, Liliana Tuñoque, indicó que toda relación se basa en la comunicación y el respeto, que son esenciales para encontrar una solución.
“Los esposos pueden negociar y fijar el lugar donde quieren pasar esta Navidad. Por ejemplo, pueden ir a pasar la Nochebuena en la casa de los padres de ella y al día siguiente ir donde los suegros. Esta es una situación democrática que no traerá problemas“, recomendó.
Además, la especialista manifestó que si la pareja ya tiene hijos es importante que pasen esta fecha en su propio hogar, pues el niño pertenece a un entorno familiar y se tiene que rescatar el núcleo de la familia.
“Es muy vital que los menores aprendan a valorar la unión familiar”, enfatizó. 

¿Debo contarle todo a mi enamorado?

Todos tenemos secretos que deben quedarse con nosotros, porque pueden perjudicar la relación
Imagen
Cuando se empieza una relación, las personas quieren ser lo más transparentes y sinceras con sus parejas y, muchas veces, deciden contarles sus más íntimos secretos. ¡Cuidado! Sacar a la luz nuestras historias muy personales pueden ir en contra de nosotros mismos .
La psicoterapeuta Liliana Tuñoque señala que muchas personas piensan que para tener una buena relación, lo mejor es contarle todo al ser amado. Sin embargo, advierte que esto es un arma filosa que puede causar daño a la pareja y, obviamente, a la relación.
“Siempre hay que guardar secretos, pues cada persona tiene cosas muy íntimas que vienen de la familia. Tampoco se pueden contar experiencias amorosas pasadas, porque podrían lastimarla o porque, pensando negativamente, la pareja podría utilizar esa información para sacarla en cara cuando suceda un problema”, enfatiza.
Por más enamorado que uno se sienta, no podemos decir ciertas cosas que deben quedar en el ámbito personal, esto no quiere decir que no se actúe con honestidad ni sinceridad. Los enamorados pueden expresar sus gustos, sueños y proyectos personales y como pareja. “Es importante la comunicación en una relación amorosa para conocer las inquietudes que tiene cada uno; así podrán llevarse bien y respetarse mutuamente”, sugiere.

Deje atrás los malos recuerdos

“Las personas deben mantenerse siempre activas, así podrán canalizar el estrés y la depresión”, según psicoterapeuta.
Imagen
Los recuerdos malos y las experiencias pasadas son, para algunas personas, trabas que no les permiten seguir adelante. Para ellas, la vida se ve de otra manera. Las quejas y los reproches se vuelven constantes causando malestar en su entorno laboral, profesional y sentimental. La psicoterapeuta Liliana Tuñoque indica que las personas que traen siempre al presente los malos recuerdos han quedado con una fijación en una etapa de sus vidas.
“Pudieron haber vivido experiencias traumáticas que no logran superar”, precisa.
La experta añade que ello depende mucho de las características de cada personalidad, porque algunos pueden olvidar más rápido que otros. Las personas con baja autoestima, con trastorno de inseguridad o baja tolerancia a la frustración, son más propensas a llevar consigo los malos recuerdos.
“Las personas deben mantenerse siempre activas, así podrán canalizar el estrés y la depresión. Cuanto más ocupadas estén, no podrán traer los recuerdos”, precisa. 

¿Cómo lidiar con el mal cuñado?

Llevarse mal con él o los hermanos de tu pareja crea conflictos y rencores que pueden destruir tu relación.
Imagen


Después de la suegra, un nuevo personaje puede entrar en la escena para crear conflicto en una pareja: el cuñado o cuñada. Intervienen en las discusiones, se meten en la crianza de los sobrinos, crean una suerte de competencia con el nuevo miembro de la familia y hasta se gastan comentarios poco agradables respecto a él o ella. Claro que, a veces, el depositario de todas esas malas vibras también hace lo suyo.
Para la psicoterapeuta del Centro de Psicoterapia Psicoanalítica, Liliana Tuñoque, cuando los cuñados intervienen en la relación de pareja de sus hermanas o hermanos es inevitable que esta se perjudique, ya que la unión familiar se rompe y se genera un conflicto interno donde, por un lado, está el vínculo sentimental y por el otro, el sanguíneo, imposible de separar.
“Por eso, es importante delimitar los espacios y darle el lugar, importancia y rol que a cada uno le corresponde”, afirma. En estos casos -explica-, lo ideal es que tanto la pareja como el cuñado conversen y compartan opiniones hasta llegar a un acuerdo, siempre respetando el espacio de la pareja. “Sin embargo, cuando la unión se ha roto y el respeto se ha perdido, es mejor cortar por lo sano y distanciarse hasta que ambas partes recapaciten, replanteen la situación y sean capaces de limar asperezas”.
La experta sostiene que hay situaciones extremas en las que, debido a este clima de tensión, surgen las agresiones verbales e incluso físicas. En este caso, debe respetarse la relación y poner un límite. 
EL Trome. 6 de Septiembre de 2012

La crisis ya no es de los 7 años

Inyecta vitalidad y pasión a tu relación para superar las malas etapas.Imagen

Se dice que cuando el matrimonio cumple los 7 años, la relación empieza a debilitarse; sin embargo, desde hace algún tiempo, la supuesta comezón es cada vez menos frecuente y no porque haya desaparecido la crisis, sino porque ahora, lamentablemente, ataca más temprano.
La psicoterapeuta Liliana Tuñoque señala que actualmente las parejas se separan hasta a los pocos meses de matrimonio y ya no a los siete años. Esto puede deberse a la falta de compromiso y la preparación para asumir ese paso.
“Para muchas parejas, pasados los primeros años de casados, y tras la llegada de los hijos, la relación empieza a tener otro enfoque y el amor de ambos pasa a un segundo plano. Esto sumado a la monotonía, y la falta de comunicación y pasión, conduce al matrimonio hacia el divorcio o infidelidad”, afirma la experta.
En este caso, Tuñoque recomienda a las partes trabajar juntos para superar la crisis e inyectar a la relación una nueva dosis de vitalidad, misterio y originalidad, que los ayude a salir de la rutina: una cita romántica, detalles, sorpresas o mensajes seductores, ayudarán a que ambos pongan su foco de atención en el otro, dejando de lado los impulsos y tentaciones, y rescatando todos los buenos momentos que han vivido juntos.

Lo que no sabes sobre las pedidas de mano en público

Si bien hay una gran dosis de romanticismo detrás de estas propuestas amorosas, también existe una necesidad de reconocimiento y atención.
(Foto: bj-net.org) -  en Publimetro Perú
Es normal que los novios hagan público su deseo de unirse para toda la vida. Lo que no es común es que la pedida de mano, en la que suelen participar solo los familiares y amigos cercanos, se haga teniendo como testigos a ¡35 mil personas!
Eso fue lo que le ocurrió a Alessandra Escobedo, la joven que recibió y aceptó una propuesta de matrimonio de su pareja en el medio tiempo del último partido Alianza-Aurich.
Daniel Alfaro se arrodilló frente a Alessandra y le pidió que se case con ella. “Después de 55 meses juntos estoy 100% convencido de que eres la persona con la que quiero estar el resto de mi vida”, se podía leer en la pantalla gigante del estadio. “No me lo esperaba. Pero fue lindo, me encantó la idea”, comentó Alessandra a la edición online de El Comercio.
Aunque esta declaración de amor podría haber hecho suspirar hasta al mismo Cupido, hay en el fondo un afán protagónico. Los especialistas creen que en estos tiempos de Internet y redes sociales, la gente necesita alimentarse cada vez más de la atención externa, sea de los amigos o de personas desconocidas. “Yo creo que en el fondo hay una necesidad de gratificar el ego. Muchos de ellos necesitan exponerse al grupo y satisfacer su personalidad narcisista”, señala Liliana Tuñoque, psicoterapeuta de la Clínica Internacional.
Para nadie es una sorpresa saber que mientras más usamos las redes sociales, más estamos atentos a la opinión que el grupo tiene de nosotros. Si recibimos muchos “me gusta” o nuestros amigos escriben comentarios positivos sobre lo que compartimos, la autoestima crece y es una forma de sentirnos aceptados.
Esomismo ocurre con el amor. El romanticismo hecho acto público responde a una necesidad de sentirnos aceptados y hacer de ese momento algo especial, para que todo el mundo hable de él, o lo recuerde como algo inusual y único.
La pregunta es: ¿Valdrá la pena hacerlo de esta forma? “Yo creo que eso depende de la personalidad de cada quien”, indica Tuñoque. “Quienes busquen más atención romperán las reglas. Quienes no, lo seguirán haciendo a la forma tradicional. Al final, para el amor todo es válido”.
Publimetro.  14 de diciembre, 2011
 

Usted ocupa el número